Historia


Bodega Miguel Santiago es un proyecto joven que nace en 2011, aunque se va fraguando 10 años antes:

Padreehijo Miguel Santiago Villarín (padre) y Miguel Santiago Carrillo (hijo), van viendo como poco a poco los viticultores de la zona se van haciendo mayores, las viñas se van perdiendo, cada vez vale menos la uva en la zona y las nuevas generaciones no quieren saber nada de la tierra.

Recuerdan con nostalgia como sus bisabuelos primero y sus abuelos después, iban con burros vendiendo vino por toda la comarca. Más tarde, gracias a la venta del propio vino compraron el primer camión que hubo en el pueblo y con él ampliaron las ventas. La mala suerte hizo que un accidente fatal con el camión les dejara sin nada, (cosa de aquellos tiempos), y tuvieron que volver a empezar. Les quedaron sus viñas y gracias a ellas salieron adelante…

 

Por eso, ante el panorama tan desolador que se presentaba en la comarca con respecto a las viñas, padre e hijo no se rindieron, no podían traicionar a esa tierra que dio de comer a su familia durante generaciones enteras y siguieron “a lo suyo”, lo tienen en su ADN, a mimar la tierra como les enseñaron sus abuelos, con esfuerzo, dedicación y mucha ilusión, aún sabiendo que el fruto no les compensaba.

viñas

En poco tiempo fueron de los pocos viticultores que quedaron en la zona con sus propias viñas en condiciones de producir. Empezaron a llegarles ofertas para comprarles la uva de diferentes zonas de la Península Ibérica: La Rioja, Castilla León, Madrid…

 

Se dieron cuenta que tenían un gran potencial y que había que dar un paso más:

Es así como en 2011 nace BODEGA MIGUEL SANTIAGO.

Bodega

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *